domingo, 17 de febrero de 2013

La horma de mi zapato


A los 52 ya va siendo hora de adquirir un buen producto. Había pensado en Olay Total Effects por su relación precio-calidad. "Yo te veo bien" . Santa Lucía le conserve la vista al Jefe... En dos años se me han formado unos surcos en la cara que parecen carreteras secundarias. Me he dado cuenta de repente. Aquello de "la arruga es bella" iba por las prendas de hilo y lino. Sería tontería afirmar que una cara como una pasa es objetivamente hermosa. El tema de la piel no es el más complicado. Será por falta de ofertas anti-age...
El asunto está entre la ocupación y la preocupación. No soy inmune a determinadas obsesiones propias de una edad donde se inicia la decadencia física. Seguro que existe el punto medio; estoy en proceso de búsqueda.  
El problema, lo que mis ciudadanos consideran una pega, es el armario. Apenas hay diferencia con el de mis hijas. Nunca he sido la más presumida de mi barrio y , ante la duda, me he plantado unos tejanos, unas botas y una prenda bien combinada. Me cuesta dar el salto a un estilo de vestimenta más acorde con mis años; no me hallo... 

Todo esto a propósito de la "Cloenda"(la graduación) de mi hija pequeña, un acto de imposición de becas emotivo, también porque es la última colegiala de la familia. No precisa de tiros largos pero se entiende que  me obliga a asistir con un atuendo a la altura de la ocasión. El jefe, con un traje sobrio pero elegante, una corbata -cualquiera sirve; son preciosas todas- los zapatos "nuevos"... Ya está. "Cap problema". La "graduada", alta y delgada -tal vez demasiado-, que se planta lo que sea y parece una modelo de pasarela. No exagero. 

Quedo yo... Definitivamente tengo que encontrar la horma de mi zapato. Veremos...


12 comentarios:

Luisa dijo...

Dos cosas: yo me siento como de veinte y me niego a vestir como de cincuenta.

La segunda es que busques, seguro que encuentras algo que te siente bien y haga que arranques exclamaciones. Distinto es que no te quede mucho tiempo y que el evento se te eche encima.

La niña se parece a la madre, seguro y el jefe no tiene mérito, todos estos super elegantes y super descomplicados aunque fuese el mismo traje de las últimas veinticinco bodas.

Desde luego, tú lo vales.

Besos

Sara M. dijo...

¡Venga Sunsi, que tener 50 años no es lo que era! Madre mía, yo recuerdo a mi madre, y veo ahora a mis hermanas, algo mayores que yo, ¡Y vaya diferencia! No te diré que vayas en vaqueros, ni con minifalda, pero hay cosas muy monas que no son de "mayor" ni de "vejestorio". Venga, date prisa, que hay un montón de cosas ahí fuera esperando hacerte sentir la madre más guapa. ¡Besos!

Marta dijo...

Cualquier evento me descoloca, precisamente por tener que buscar un disfraz...sin vaqueros ni botas.
Besos de sigo buscando mi horma también!
Gracias mil por enviarme aqui, Sunseta

sunsi dijo...

Si es por sentir, Luisa... todavía estoy en las jaranas universitarias jajaja... El tema no me quita el sueño, pero he de reconocer que esto me pasa por la alergia que le tengo a ver escaparates y el poco interés por las nuevas tendencias:)Afortunadamente, lo puedo resolver con una sobredosis de Corteinglés.

Besos, fuguilla.

sunsi dijo...

Con minifalda seguro que no, Sara M. Que servidora siempre ha sido muuuuy pudorosa;-))) Cuando haya pasado la Cloenda, te cuento. No me puedo dormir en los laureles porque tengo un par de mujercitas con un ojo crítico...

Un beso agradecido por los ánimos, Sara M.

sunsi dijo...

Qué alivio, Martona. Sé que también te sucede porque leo tus "crónicas". Después de empalmar tantos eventos, por lo menos tu fondo de armario estará actualizado.
Y si no son las botas porque hace calor son las abarcas... La cuestión es no ir comprimida.

Estoy contenta de verte (leerte) en el nuevo ventanuco. Besos, morena.

Zambullida dijo...

Para el día a día, me parece estupendo el "look" tejanos+ botas. Es intemporal. Una por superar los 50, no tiene que llevar cardados, perlas ni trajes chaqueta.

Estoy convencida de que encontrarás algo para la graduación, algo elegante y al tiempo desenfadado. Ahora no se me ocurre nada (y soy buena para estas cosas), pero no me brotan las ideas. Lleva algo claro; quita años y aporta luminosidad. A las rubias os va bien el azul. Recuerda que la elegancia no está reñida con la comodidad. Una amiga frecuenta mucho los mercadillos de pueblo y un día, que me invitó a la ópera, llevaba un precioso abrigo fucsia (pagó por él menos de 20€) como de raso o similar con estilazo tipo Lacroix.El abrigo era ligero, de entretiempo o para las noches de verano de aquí, que son muy frescas ¡Vaya rollo, Sunsi!

Zambullida dijo...

Lo llevaba con vaqueros y unas alpargatas del mismo color y de la misma textura. Ni es alta ni tiene tipazo, pero ese día estaba como salida de una revista. Lo más sencillo suele ser lo más adecuado.

Marina dijo...

¡¡¡Fina Estampa!!! con María Dolores Predera....¡hija mía qué recibimiento!!

Un jarrón con flores, puestas al desaire, como yo las pondría..más que nada porque no sé hacerlo de otra manera ;)

Yo he vivido lo mismo que tú, por dos veces y como odio ir de compras, en ambas ocasiones, les dije que cuando fueran a por los vestiditos, se acordaran de mí y me cogieran algo...odio ir de compras.

Yo tengo más añitos que tú y me pongo vaqueros un día sí y otro tb y al siguiente cambio y tb me los pongo jajajajajaajajaa.

Bueno enana que a por la reivindicación de arrugas y michelines...yo pongo la pancarta.

Muakkkkkkkkkksssssssssss

sunsi dijo...

Zambu, guapa... hay que ver los recursos que tienes y cómo te las apañas. Siempre acabo con azul porque es la apuesta segura. Tomo nota de todo y , desde luego, lo que no es sencillo ¡fuera! Hace ya muchos años que ni me acerco a esas prendas porque han terminado en el armario. No están los tiempos para estos dispendios:-)

Y de rollo nada. Muy agradecida, señora escritora...

sunsi dijo...

¡Marinilla, bonita! Ya ves... "Fina estampa" de la señora elegante como pocas. Sobria, contenida. Si te fijas, el jarrón no es un jarrón; es una bombilla reciclada. Lo más parecido a lo que hago últimamente en casa. La imaginación al poder aunque Mayo del 68 haya quedado muy atrás.

Recuerdo la entrada que dedicaste a tus hijas, con el orgullo sano de verlas ya crecidas, autónomas... y el comentario de mi hijo "¡¡¡Qué guapas...!!!"

A mí me pasa lo mismo con mis hijas, solo que ellas me quieren cerca porque necesitan la percha. ¿Sabes qué te digo? Probaré tu sistema. A ver si atinan...con la talla jajaja.

Gracias, Marina. Si yo soy la broder de Tomae ¿Qué parentesco nos une?:-))))))))))

Besos

Marina dijo...

Tu eres la broder y yo la Ex, perfecto, ya tenemos algo en común.

(¿Su hermana?)

Besos corasao