martes, 11 de noviembre de 2014

Hasta donde alcanzo.


La mente es sabia. Genera anticuerpos para luchar contra lo que la daña. Ante las bocanadas diarias de información nauseabunda, emite señales. Y el oído se cierra para dejar de escuchar. Llegados a un nivel de saturación informativa, el entendimiento se ralentiza y es incapaz de analizar, de emitir juicios. 

A ti qué te pasa. ¿Por qué no escribes? 

Se sufre cuando se atraviesa una fase de amnesia narrativa y /o expositiva. Las ideas quedan encarceladas en un ovillo punzante. Entonces decides que debes aparcar las  macrorealidades para centrarte en tu microvida. Tu microsociedad, microeducación, microsolidaridad, microjusticia, microeconomía, microamor... Y volcarse en los microproblemas y microalegrías.

Hasta ahí sí llego. "Compta amb mi" (Cuenta conmigo)


sábado, 25 de octubre de 2014

Mafalda... Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.





"Es la primera vez que nuestros galardones reconocen a un dibujante, y lo hacen premiando la obra de un hombre que trabaja, según él afirma, 'para que el mundo vaya para el lado de los buenos'. Mafalda y los demás personajes de Quino, nacen de su mirada aguda e intuitiva, son profundamente humanos y están dotados de una inteligente ironía o de una dulce inocencia o de un apabullante sentido común”.( FelipeV)


MAFALDA me ha acompañado durante muchos años. Sus viñetas fueron los antojos -no me dio por comer exquisiteces ni frutas exóticas- del primer embarazo, que me pareció larguísimo por el calor de un verano asfixiante... Las noches otoñadas de insomnio terminaban, por fin, con un rayo de sol apoyado en una tira. Las tardes soñolientas  de playa... cuando  La Larga era "el sitio de mi recreo"...  me llevaba en la clásica cesta de mimbre a mi niña preferida ... mostrándome el polvo de Asia, la tontuna de la Burocracia, el significado de conventillo y por qué me producían sarpullidos, el sentido de una amiga diminuta llamada Libertad... MAFALDA. La bibliografía básica para plasmar una idea en aquella vieja columna del Diari de Tarragona... 

MAFALDA dado pistas para la reflexión; jamás me ha dejado indiferente. Tantas veces, al contemplar un suceso cotidiano, emerge del rincón de la memoria una viñeta de Quino. Si es que es cierto que todos tenemos un "alter ego"... el mío es esta niña de pelo imposible,   lenguaraz, idealista, pequeña filósofa de las cosas sencillas, amante de la libertad, con un punto de rebeldía. 

Este es mi obligado homenaje. Que hable ella...










































Añadir leyenda






He disfrutado con esta muestra Espero que vosotros también. Feliz fin de semana con una hora más de sueño o de esparcimiento.

martes, 21 de octubre de 2014

Sin acritud... a quien corresponda.


Iba a decir que este post lo escribe una católica. Como si mi fe fuera un sobretodo de quita y pon. Rectifico pues. Aquí siempre escribe una católica, sea del tema que sea,  divino o humano... Con más o menos errores, de bulto o sutiles, mi perspectiva es de creyente practicante, perteneciente a la Iglesia que fundó Jesucristo. Formo parte de un Cuerpo Místico donde todos sus miembros tienen su función,  aunque solo sea la de un pedazo de epidermis.

La introducción es importante para poder explicar lo que hoy quería tratar en esta ventana. Mis tragaderas no pueden engullir más. Ya no más. A  esta parte de epidermis le ha salido un sarpullido.  Ha terminado el Sínodo de la familia. La Iglesia ha abierto sus puertas y hemos podido seguir -quien ha querido- el día a día de las ponencias e intervenciones de sus participantes. Los participantes, lógicamente, han participado. Esa era la idea. Y las ideas de los participantes no se han ocultado. Lógicamente también. Hasta ahí todo normal. Lo que no me parece tan normal son determinadas actitudes que se han hecho eco de lo que les ha rechinado o escandalizado. Desde un púlpito que no les corresponde, se alzan con esa postura que toda la vida de Dios se ha denominado "ser más papista que el Papa". Se comparten publicaciones en las redes sociales sobre intervenciones que el propio Papa Francisco ha calificado como "discusiones animadas" y estos ellos consideran poco apropiadas según SU criterio. 

Ya sé que no se lleva. Pero dejadme que lo diga. Amo la Iglesia y a su cabeza visible. Seguro que podría amarla más y mejor. Pero hay algo que tengo claro; no es ningún mérito... me lo enseñaron desde pequeña y en estos momentos lo agradezco más que nunca. Los trapos sucios- si es que los hay- se lavan en casa. Me parece un desacierto airear en los medios-cualquier medio- lo que se considera "desacierto" solo porque no nos entra por el oído derecho... El Sínodo termina dentro de un año, en octubre de 2015.  Podríamos invocar al Espíritu Santo y dejar que hagan bien su trabajo a quienes les compete, por el bien de todas las familias del mundo. 

miércoles, 15 de octubre de 2014

Hogares con luces. Hogares con sombras.






«Cae ya la noche sobre nuestra asamblea. Es la hora en la cual gustoso se regresa a casa para reunirse en la misma mesa, en espesor de los afectos, del bien realizado y recibido, de los encuentros que calientan el corazón y lo hacen crecer, del vino bueno que anticipa en los días del hombre la fiesta sin ocaso. Es también la hora más pesada para quien se encuentra de “tú a tú” con su propia soledad, en el crepúsculo amargo de los sueños y de los proyectos rotos: cuántas personas arrastran sus jornadas en el callejón sin salida de la resignación, del abandono, también del rencor; en cuántas casas se ha terminado el vino de la alegría y, por consiguiente, el sabor – la sabiduría misma – de la vida [...] De unos y de otros esta noche somos sus voces con nuestra oración, una oración para todos». Papa Francisco. Vigilia de oración. 4 de octubre de 2014 en preparación al Sínodo de la familia(1)


Me han calado estas palabras del Papa. He vuelto  a ellas muchas veces. Supongo que para abrir mi cabeza y entender al compás de la Cabeza de la Iglesia.

Cuando cae la noche hay hogares con luz. Niños y adultos se despojan de las prisas, las penas, el ajetreo diario, la rutina. Cae la noche y se saborea el gozo del reposo, del calor de quienes quieren y son queridos porque son.  No se precisan más méritos. La luz de los hogares del mundo... La cena en un tatami, en una mesa vestida de hilo o de hule. El olor a tortilla recién hecha, de una carne de ayer vuelta a aderezar con mantequilla o con sofrito picante. En un cubículo de la gran ciudad o en la periferia, donde el mar besa la arena o en la paz del campo. La noche cae siempre y los hombres vuelven a casa. A casa los que tienen casa. A las sobras los que se han quedado sin nada...  y en la nada siguen intentando avivar los rescoldos del amor. 

Cuando cae la noche hay hogares sin chimenea ni estufa, sin brisa que atenúe el bochorno de la jornada. No hay llantos, pero tampoco risas. Los diálogos son voces repetidas por el eco. Cuando cae la noche es de noche, noche cerrada. Y a oscuras vas a tientas, resbalas, caes y te lastimas.

Esta brutal antítesis coexiste bajo la misma luna. Imagino a Jesucristo pateándose pueblos y ciudades, ahora, en el siglo XXI. Y no sé por qué (o sí...) lo imagino deteniéndose primero frente a la penumbra, con una antorcha para iluminar a los hombres que van a ciegas.

(1)Parte introductoria de la "Relatio post disceptationem", "documento de trabajo, que resume las intervenciones y el debate de la primera semana, y que ahora se propondrá a la discusión de los miembros del Sínodo reunidos en los Círculos menores, según lo previsto por el mismo reglamento del Sínodo", como ha declarado el Director de la Oficina de prensa de la Santa Sede, , P. Federico Lombardi, S.J., 


jueves, 9 de octubre de 2014

Querencias.


Solamente eso. La partecita de tierra que me corresponde... llovida y soleada; abonada y segada. 

Reposar a ratos bajo la sombra del árbol que sembré y podé cuando era chico... cuando el calor abrasaba mi espalda.  

Mimar los brotes nuevos con ternura sosegada. 

Rescatar los nidos incipientes y amarrarlos a esas ramas de siempre, antiguas y seguras, donde la savia nunca muere.

Y devolver a la tierra lo que es de la tierra y al cielo lo que derramó sobre mis manos abiertas. Todo aquello que pude o supe sumar ... mientras Dios me llevaba unas veces en brazos, otras en volandas.

Y no olvidar nunca cómo funciona el mecanismo del Amor.

¿Solamente eso?

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Cuando la tierra llora...



Hoy las aguas bajan veloces, sucias... Arrancan lo que encuentran a su paso. La crecida es implacable. Es el llanto de la tierra resbaladiza y viscosa.  Llora de rabia porque no le caben más muertos. La tierra se queja y el firmamento se vacía de agua salina. Una panza plomiza aúlla con dolores de parto y envuelve un lugar llamado mundo. Y el Planeta revienta los tímpanos de los sedientos de justicia. 

En un lugar llamado mundo los hombres ahogan la voz de su conciencia... Caminan por un sendero consensuado sin mirar al suelo, sin mirar al cielo. Pasan inadvertidos, enmascarados por una nebulosa ciega, los no nacidos... los vivos sin voz. No alcanzan los barrotes de los balcones ; el torrente brusco, presuntuoso, los aboca a una desembocadura ciega e inhóspita... 

En este lugar llamado mundo hay individuos que lanzan una moneda al aire. Cara o cruz. Tú sí... ¡tú no! Y cada no nacido que cae en el abismo es una gota que perfora el alma, poco a poco, sin advertirlo apenas.

Descansen en paz.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Como el orejero.


Hay un orejero en casa. De piel... a pedazos. Una imitación cubre los reposabrazos y el asiento empieza a quejarse de tantas "sentadas". Quizá por eso es mullido y acogedor. Tal vez por eso invita a la confidencia. 

De un tiempo a esta parte abraza los cuerpos de  almas molidas por el dolor de una ruptura, la lucha por endulzar los combates con hijos adolescentes, la decepción porque un punto de apoyo dejó de serlo sin razón aparente... Cuánto alivia hablar. A menudo ni siquiera para encontrar soluciones... Hablar para vaciar, para convertir una crecida en afluente tranquilo, para corroborar que no estamos solos. 

Y uno querría ser... ¡malabarista!, prestidigitador de sueños rasgados. Visto y no visto. Pero todo se queda ahí, en el flujo amable de las palabras; con una cerveza o una bebida helada si aprieta el calor o en un café -y dos- en las tardes cortas de invierno. Envueltas en el humo de demasiados cigarrillos que se disipa cuando abro la terraza... como si el peso de todo lo que aturde se oxigenara con la marinada. 

El bálsamo del tú a tú. Que no nos falte.
Dios nos libre de la indiferencia.


"Quisiera ser convexo
para tu mano cóncava.
Y como un tronco hueco
para acogerte en mi regazo
y darte sombra y sueño.
Suave y horizontal e interminable
para la huella alterna y presurosa
de tu pie izquierdo
y de tu pie derecho.
Ser de todas las formas
como agua siempre a gusto en cualquier vaso
siempre abrazándote por dentro.
Y también como vaso
para abrazar por fuera al mismo tiempo.
Como el agua hecha vaso
tu confín - dentro y fuera - siempre exacto".

                       Gerardo Diego, de Versos humanos,1918-1925

domingo, 14 de septiembre de 2014

Antònia.


Termino el día... mejor... empiezo ya el domingo con el corazón herido y dividido. Antònia Cuadros se nos ha ido; nos ha dejado. Ha dejado el colegio de mis hijas - ya antiguas alumnas- huérfano de su profesionalidad, sentido común, eficacia, exigencia sin necesidad de ¿látigo?, autoridad genuina... cordura... La retahíla sería interminable. 

Su cabeza de mujer de ciencias y mi relación pasional por las letras fue siempre fuente de "piques" hilarantes en las conversaciones de café... Antònia. Inteligente y aguda. Culta y cinéfila. Y humana. Una humanidad exenta de sentimentalismo. Obras son amores... Obras... Consejos que me han valido en mi vida profesional y personal. Aquellos tiempos del destino del jefe en Ceuta. No me avergüenza reconocer que las lágrimas hacían acto de presencia sin avisar cuando había algún evento organizado por  el colegio y actuaban mis ciudadanos. Su mano amiga me rescataba del dolor y la soledad. Un café o un agua... una conversación sosegada,.. para que pudiera volver a casa en coche con serenidad. 

Me dejo el curso escolar en Lleida... y el bachillerato de la ciudadana tecnitas. No hace falta. Antònia lo sabe.

He podido despedirme de ella. Mi hija María -su "milagro"... a buen entendedor...- y yo apenas nos asomamos el jueves al mediodía a la puerta del Socio Sanitario. Lo justo para verla y que ella nos viera. Un beso lanzado al aire ... "¡Guapaaaa!" Quería decirle que nos acordábamos de ella, que rezábamos por ella... Salió al revés: "Acuérdate de nosotras". Ahora tengo el convencimiento de que fueron las palabras correctas, las que correspondían. Ella ya vela por nosotros. 

En la sala de estar del club juvenil Trasmall ha estado el féretro toda la tarde. Antònia yace tranquila. Su rostro emana una paz difícil de describir. Solo viéndola se entiende que, a veces, las mordeduras del alma no sangran; son pinchazos... como pellizcos... que despiertan el corazón para poder conjugar el adiós con un "hasta que volvamos a vernos". 

Gracias por todo, Antònia. Acuérdate de nosotros en el Paraíso.


jueves, 11 de septiembre de 2014

María...

María con su ahijada Marta.
Mucho tiempo que solo/apenas la cito siendo la más citada y requerida de la República. "¡Maríaaa...! la tele no da señal" "¡Maríaaaa... ! ¿qué le pasa al router? "¡Maríaaa...! que me he dormido. ¿Me acercas a...?"

María es la ciudadana tecnitas. Pulcra, ordenada, serena...  Una cabeza de ciencias. Todo bajo control. Un mar inmenso y azul como sus ojos... aparentemente en calma. Una playa de arena fina con eterna bandera verde. 

"Un, dos tres... Un pasito p'alante, María..." Porque María no se permite el pasito p'atrás. Recta, buena. Fue Antònia -querida Antònia-, su tutora y profesora de matemáticas la que me abrió los ojos. La recuerdo con dolor y agradecimiento en estos momentos tan duros de su enfermedad. "Sunsi... en este curso hay gente irresponsable, poco responsable, responsable, muy responsable... y María". Y demasiadas veces se me olvida que es capaz de asumir cargas pesadas sin soltar prenda. "No pateixis, mama..." Y tira, tira... La carrera, las clases particulares, la mano larga que echa en casa. Sus ausencias en la República se notan mucho más de lo que ella imagina.

Discreta, prudente. Sonriente. Y enamorada.

Mi ciudadana tecnitas cumplió ayer 22 años. Y este post pretende ser el reconocimiento de su madre. Ella sabe cuánto la quiero. Mucho, muchísimo. Pero quería escribír-se-lo.

martes, 9 de septiembre de 2014

Este verano...



Este verano no he publicado. Ya es una costumbre, aunque esta vez no he avisado; no estaba en mi ánimo cerrar el blog temporalmente. 

Este verano, como ya es costumbre, he sido poco fiel a la palabra escrita... larga y tendida. He tomado prestadas las palabras de otros, más acertadas, y he recurrido a las redes sociales. Y la tortura a la que están siendo sometidos los nazarenos han centrado mis plegarias. También me ha impulsado a cambiar la fotografía de perfil por la nu. Yo también soy nazarena.

Este verano, como viene siendo habitual, el calor ha abierto las puertas de la República y he renovado una vocación recién descubierta... el hogar al que Sisa encontró melodía ...amics entreu, passeu... passeu... de les tristors en farem fums. Casa meva és casa vostra... SI ÉS QUE N'HI HA CASES D'ALGÚ... a pesar de que tengo el convencimiento de no haber sabido /podido alargar el brazo y el corazón todo lo que hubiera querido o quizá todo lo que han necesitado aquellos a los que amo.

Este verano, por primera vez, he robado al sol la medicina contra la melancolía y la euforia patológica mientras lanzaba por el retrete toda la química de mi botica particular. Me he querido demostrar que puedo con nada y la nada me ha engullido. Volver a empezar desde cero tiene su aquel a ciertas edades. Nadie es inmune al error, ni siquiera pasado el medio siglo. El mío, esta vez, me lo he apuntado con letras mayúsculas... para no olvidarlo. 

Este verano, más que otros, los ciudadanos han trabajado; tanto que lo propio sería colgar ahora el cartel "Cerrado por vacaciones". Pero el curso ya ha empezado y ahora toca seguir con uno nuevo.

Este verano ha sido el preludio de una boda. No soy su madre pero me he tragado las lágrimas más que ella... Sarracena es poco llorona. "Blanca y radiante está la novia..." El día seis. A las 19'45. Una Carmina bellísima y feliz. 

Este verano de luna llena que casi se pudo tocar, ha habido de todo. Julio intenso con mi sobrina Marta, que me ha hecho degustar las mieles de lo que es ser abuela sin serlo todavía... Incluso mi cuñadísimo Antonio ha cerrado su cuenta de Facebook. Impensable hace unos meses.

Mar bravo, mar tranquilo y cristalino... también mar de fondo. Pero bien está lo que bien acaba. Y con la esperanza de que sea bueno lo que nos depara a todos... a los que este punto de locura nos arrastra por estos lares.




lunes, 30 de junio de 2014

Forja...



Un vistazo al ordenador. "Madre..." Así me nombra cuando lo que me quiere decir es tan importante que le da apuro que se note. "Madre... que ya he acabado".  Nos fundimos en un abrazo largo y apretado. Lloré, claro. Soy una llorona. Y en el abrazo largo me sucedió aquello que dicen que sucede cuando la vida recorre tu memoria en unos instantes, como una ráfaga. Un muñeco de ojos verdes que dormía de día y berreaba de noche. "Dale biberón, que apenas tienes leche". Bondad de niño, bondad en la pubertad... siempre un "exceso" de bondad. Que si es zurdo, que si es diestro" "Será inseguro... es un zurdo contrariado" Vaya por Dios. Algunos son especialistas en dar ánimos.  "¿Sabes, madre? Cuando era pequeño pensaba que... creía que.... imaginaba..." Todo un mundo alojado en una cabeza menuda y tierna... sufridora también en exceso.



"Temprano madrugó la madrugada..." (Miguel Hernández)

La forja de un joven que desconoce la despreocupación desde que era un crío. Esas pequeñas dosis de frivolidad que son la coma, el punto y coma, la exclamación o el entrecomillado. 

"Madre... que he terminado de verdad". Apenas un suspiro y vuelta al discontinuo de verano, desde los 16 años. Y la oposición. Poco ruido y muchas nueces. Y yo, por discreción que he aprendido de este ciudadano, pongo aquí el punto y final de un post que sigo redactando en y desde la intimidad del corazón.

lunes, 23 de junio de 2014

Tengo poderes.


Sin duda alguna. Y además, heredados. No es que dudara de los paternos, pero me sonreía con cierto escepticismo. En la adolescencia y primera juventud piensas que ya has alcanzado el suficiente criterio como para colocarte a la misma altura que tus progenitores. Qué ingenuidad... 

"Ahora ya sé,
dónde te escondes tú.
Ahora ya sé
en dónde habitas tú" (Mari Trini. Una estrella en mi jardín)


Nunca me he parado a pensar qué musculatura del pensamiento se desarrolla más de la cuenta ni qué ejercicios debería practicar para potenciarla. Creo que no quiero saberlo. Porque igual es solo intuición.   

A lo que iba. La cuestión es que que recuerdo que tengo que llamar a... y suena el teléfono. Pensaba en ti justo ahora.  Y ahora es AHORA.  Hay más asuntos en los que la mente va mucho más allá de lo que hoy se denomina empatía. Detecto las filias y las fobias como sombras visibles, perfectamente delimitadas, por poner un ejemplo gráfico. Y me pregunto si hay alguien que comparte esta misma experiencia. 

Si fuera Luisa, la fuguilla del Sur, acabaría el post así. La pregunta es: ¿alguno de vosotros tenéis poderes?

jueves, 15 de mayo de 2014

Conjugando el verbo terminar.




Estamos en las últimas. Justo en ese punto que parece que ya no se puede más pero hay que esprintar. Para poder decir terminado hay que terminar... terminando, en durativo... aunque lo que dure cueste.

Ayer, mientras jaleábamos al Sevilla, me retorcía los dedos con las caras de dolor de un jugador al que se le había descolocado el gemelo. Las que hemos estado embarazadas conocemos bien esta sensación. Luego no sabes cómo apoyar el pie en el suelo. "Se arregla comiendo plátanos" "¿Seguro, mamá?" "Seguro...". 

La proeza de seguir en el campo hasta el último minuto del partido viene a ser lo que estos días se masca en la república. Los ciudadanos están cansados. El segundo finiquita de verdad. Prácticas por la mañana mientras cierra definitivamente el trabajo de grado y se examina de los últimos flecos. La tecnitas tarda el doble en abrir los ojos por las mañanas y sé que dormiría mucho más... Mi benjamina tiene tendencia a quedarse en el chasis... Está experimentando lo que significa un fin de curso universitario. Trabajos-prácticas-exámenes, todo de vez. Tiene facilidad para verbalizar el agobio y los mayores la escuchan... afortunadamente sin la cantinela del "y yo también". El primogénito ejerce en casa de lo suyo, un lujo de personal trainer. Recomienda dietas energéticas, ejercicios de relajación muscular... y asume encargos básicos para que los demás arañen las sobras del tiempo. 

Y yo... noto los años. No consigo recordar-me, ubicarme... en mis años de facultad, con finales también uno detrás de otro. Supongo que lo vivía parecido, pero ellos son ellos. Me noto blanda, con menos energía para decirles que esto es lo que hay. Me cuesta no adelantarme con la SOLUCIÓN del problema o con estrategias que en su día descubrí yo sola. 

Quedan dos semanas. Días intensos que se antojan interminables... pero terminan, como todo lo caduco. De durativo a perfectivo. Y terminando, que es gerundio.


lunes, 7 de abril de 2014

Jóvenes sofistas



Existe un sistema para empujar a los estudiantes a un foro de debate. Se sortea una lista de temas y toca a quien toca. Punto. Argumentos a favor y en contra porque el alumno no sabe qué postura deberá defender hasta el día del combate verbal. 

"Me caerá el aborto..." "Está en la lista y me caerá a mí..."
"Me cayó el aborto... ¿Y ahora qué?"

Me acordaba de los sofistas, que han pasado a la historia por la dialéctica, el arte del convencimiento al margen de la verdad. Quizá fueron ellos los que inventaron la demagogia. Y a eso deben jugar un grupo de jóvenes aspirantes a periodistas. Nadie se plantea una negativa excepto una chica alta, delgada y con cara de niña. Se dirige al profesor con educación pero convencida de lo que ha decidido.  

"...si me toca defender el aborto no participaré en el debate" ¡¡?? "... comprendo  que eso significa un cero, pero no puedo ir contra la vida; no existen argumentos para matar a un ser humano..."... no, no es lo mismo que argumentar a favor o en contra de una opinión..." "... no me pida que lo haga; discúlpeme... es que no lo haré".

Tampoco es necesario montar un número, pero sí va siendo hora de dejar claro que CONCIENCIA OBLIGA.  Colocar al mismo nivel en este particular ring una trifurca sobre -se me ocurre- la salud de nuestra Monarquía, la españolidad del Peñón... y la vida humana es paralelo a equiparar opinión, certeza y verdad. Alguien podrá decir... "¿Y qué es la verdad?" La verdad es lo que es. Y lo que es... o es verdad o no es. 

Estos jóvenes, que a veces damos por perdidos, van y nos dan una lección. Chapó, Blanca.


sábado, 29 de marzo de 2014

Garabatos de primavera.

Ahí anda Mafalda... deshojando la margarita. Escribo... no escribo... escribo... no escribo... Se ha hecho mayor. Y, la pobre, sigue tan intensa... Lleva mucho vivido y observado. Cuando abrió esta ventana se prometió a sí misma no pelearse con Susanita y dejarla en paz... allá ella con sus "hijitos", que le han salido chiquitos y respondones como Libertad, con baja autoestima como Felipito y más agarraos que un chotis como Manolito. Hizo un pacto consigo misma y se propuso cambiar de acera antes de tropezar con planteamientos "cósmicos" y embarullados. Tremendo error. Preferible es aceptar que hay cosas que no varían.

Esta es mi segunda primavera en Crecidas y Afluentes. La segunda primavera que me esfuerzo para que los garabatos de este blog no rasguen el papel como en Pensar de Oficio. Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe; hubo que ingresarlo de urgencia y todavía está en la UCI. 

Soñar es gratis y yo soñé con primaveras al aire libre, cargando los pulmones de oxígeno y abriendo los sentidos al color, la luz y al olor de las aromáticas que suelo plantar por estas fechas. Pero pretender vivir de un sueño sale muy caro y no es cuestión...

Demasiado preámbulo para justificar que lo prometido es deuda, pero debería haberlo sopesado con realismo. Así que... si no paseo por aquí es que me he ido a dar una vuelta por el Callejón de los espejos.  Hoy tatareando "Bendita la luz... bendita la luz de tu mirada... bendito Dios por encontrarnos en el camino"... 


domingo, 23 de marzo de 2014

Bici "oficial" de la Primavera 2014.




Ha sido la añil: la número dos, con seis votos. La bicicleta de consenso. Oiremos hablar de este vocablo cuando lamentemos la pérdida del ex Presidente Adolfo Suárez. Tiempo habrá para desentrañar lo que representó... cuando nadie apostaba un duro por su eficacia. Grande Suárez. Sonríe más que nunca en los momentos finales de su vida. Está en manos de Dios, decía su hijo hace ya más de esas 48 horas. (...)

Para que no andéis buscando quiénes han sido los "culpables" de la elección de LA BICI, y el burro delante para que no se espante... Yo misma, Oles, Tomae, Marta piesdescalzos, Lolo y Mireia.

Una mención especial para mis tres ciudadanos que han entrado esta vez en la ventana de su madre libremente ??? María tecnitas ha coincidido con Luisa fuguilla de Sur : bici campestre y femenina; la número uno. Carlos se ha quedado solo con la discreta bicicleta verde (número tres) . Blanca, la menor de la República, ha optado por la azul, como Monty. La bici número cinco, en la que destaca un ligero colorido anaranjado y rosa, la ha votado Mariapi y un amigo o amiga que no ha escrito su nombre. Mariona y Pilar han preferido la oxidada, con un encanto innegable muy bien relatado por mi joven amiga en facebook. La bici siete no se ha quedado sin puntuación; Pilar y el anónimo se han saltado la normativa y votaron por doble. Estrepitoso fracaso de la bicicleta número seis... 

Muchísimas gracias,  de corazón...

martes, 18 de marzo de 2014

Va de bicis.


.

Me gustan las bicis. Son el símbolo del esfuerzo en las etapas de montaña, del vértigo en las bajadas, de la alegría cuando el corazón bombea al compás del pedaleo ligero, fácil, discreto... en el carril de ciudad o el los paseos construidos junto a la playa. Pero el objetivo de la cámara las atrapa quietas y reclinadas junto a un muro o una farola. Están fatigadas...

He guardado las bicis que alguna vez colgué en Pensar de oficio. Es más que un antojo; quizá una querencia, un embobamiento, una asociación de afectos y desencuentros con la propia carrera de la existencia.

Buscaba una para esta primavera. He colgado unas cuantas. ¿Os gustaría votar? Mil gracias de antemano... Perdonad si os robo tiempo.
Campestre y femenina (1)
Para los amantes del añil (2)
Sobria... y discreta (3)



Otra vez el azul (4)

Un juego cromático(5)


... y otro (6)

En rosa chicle (7)
Oxidada y decorativa (8)


martes, 11 de marzo de 2014

No te/os olvidamos.



Cada año me repito que no quiero olvidar. Me restriego los ojos todos los 11 de Marzo... para limpiar la retina de todo el espanto visualizado cuando se acerca esta fecha y no me pille "de vuelta".

Atocha, El pozo del tío Raimundo, Santa Eugenia. "Todos íbamos en esos trenes",repetimos. Todos pudimos haber sido uno de ellos... y la memoria de los nuestros, sonámbula de dolor, hoy se arrastraría con una flor en la mano para engalanar los árboles del bosque de los ausentes. 

Esta vez, las familias de las víctimas han sido capaces de caminar al mismo ritmo. Y sí. En Madrid hemos estado, hemos llorado, hemos orado... todos. Como aquel 11de marzo que sumió a los españoles en un dolor sordo, irracional.  

Hoy no toca cuestionarse si conocemos la verdad. Creo que no. No es el día. Quizá sí preguntarnos cuándo el hombre dejará de ser el enemigo del hombre.

Descansen en paz.
)

lunes, 3 de marzo de 2014

"No lo hagas"...

Un buen spot si no fuera por la mala costumbre de cortar fragmentos y aislarlos del contexto. Os dejo el poema "¿Así que quieres ser escritor?"de Charles Bukowsky. 


"Si no te sale ardiendo de dentro, 

a pesar de todo, 
no lo hagas. 
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón 
y de tu mente y de tu boca 
y de tus tripas, 
no lo hagas.

Si tienes que sentarte durante horas 
con la mirada fija en la pantalla del ordenador 
o clavado en tu máquina de escribir 
buscando las palabras,
no lo hagas. 

Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas. 
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama, 
no lo hagas. 

Si tienes que sentarte 
y reescribirlo una y otra vez, 
no lo hagas. 
Si te cansa sólo pensar en hacerlo, 
no lo hagas. 
Si estás intentando escribir 
como cualquier otro, olvídalo. 

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti, 
espera pacientemente. 
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa. 

Si primero tienes que leerlo a tu esposa 
o a tu novia o a tu novio 
o a tus padres o a cualquiera, 
no estás preparado. 

No seas como tantos escritores, 
no seas como tantos miles de personas 
que se llaman a sí mismos escritores, 
no seas soso y aburrido y pretencioso, 
no te consumas en tu amor propio. 
Las bibliotecas del mundo 
bostezan hasta dormirse 
con esa gente. 
No seas uno de ellos. 
No lo hagas. 

A no ser que salga de tu alma como un cohete,
a no ser que quedarte quieto pudiera llevarte a la locura, 
al suicidio o al asesinato, 
no lo hagas. 
A no ser que el sol dentro de ti 
esté quemando tus tripas, 
no lo hagas. 
Cuando sea verdaderamente el momento, 
y si has sido elegido, 
sucederá por sí solo 
y seguirá sucediendo 
hasta que mueras 
o hasta que muera en ti. 

No hay otro camino
Y nunca lo hubo"


No. Por supuesto. Mejor me abstengo. De ahí las largas ausencias en el blog. Porque llenar porque sí es, como poco, tontería. No obstante, a raíz del contraste entre el poema y el anuncio, me pregunto si "No lo hagas" sería la respuesta de nuestra conciencia ante otros condicionales. Quizá, intentando huir del voluntarismo o del deber ser kantiano, uno se arroja en brazos del instinto como único resorte, leitmotiv... o como queramos denominar a aquello que nos levanta de la poltrona.  

   



                

viernes, 14 de febrero de 2014

"Señora azul"


Hace poco, alguien me preguntó: "Sin pensártelo demasiado, di qué asuntos te revientan, por qué a veces pillas estos enfados "apocalípticos". "Toco madera" y contesto sin olvidar que soy capaz de caer en lo mismo que abomino...

La superficialidad y el derroche, a partes iguales y combinado... Será por los tiempos que corren. Pero ahora mismo me escandaliza... lo veo como un mofa despiadada ante la hambruna y la miseria de muchos. No hay que correr demasiados kilómetros para toparte con pobres vergonzantes que les falta un suspiro para tener que abandonar su hogar, que deben alimentarse en comedores sociales... que les faltan los mínimos. Esos derroches... ¡Cuántas familias podrían mantenerse durante un tiempo largo con el dispendio de una fiestuki  ... !¿Se puede? Pues doy. Es difícil entender cómo es posible dormir a pierna suelta, con barrigas llenas de viandas exóticas y alcohol hasta las cejas de Vegas Sicilia y Champagne francés...sin mala conciencia.
 


"Más cosas... Seguro que hay más.."

La pretendida y asumida superioridad moral, esa altivez del que cree que debe "adoctrinarte". Porque sí. Porque, como dice una buena amiga, está sentado ya -en esta vida, en carne mortal-  a la derecha de Dios Padre. Personas de juicio rápido y atolondrado, que creen que una sola mirada y de reojo basta para haber buceado por el océano del alma de sus paisanos. A veces no vale la pena pararse un instante a escuchar sus veredictos, por poco atinados. Pero a veces, algunas veces... la punta de la lengua es afilada y hacen daño. ¿Quién se cree un quién autorizado para señalar quién debes ser, en quién debes confiar, a quién debes seguir, qué debes opinar, qué debes decir? 

A menudo me paro a observar... Me fijo en los ninguneados, mal vistos, poco reconocidos, "estúpidos del mundo" (según el mundo) que saben mejor que nadie qué vale un peine y cómo hay que peinarse. Sus respuestas ante las grandes incógnitas son sencillas; es el resultado de haberse codeado con los mil avatares de la vida. No obstante, no se atreverían a sentarse ni siquiera a la derecha de un pordiosero. 



"La caridad sin la verdad sería ciega; la verdad sin la caridad 

sería como «címbalo que retiñe» (1 Co 13, 1)»