viernes, 22 de marzo de 2013

"Volver" en Primavera


Imposible no decir algo de la estación por excelencia. La de los poetas, los jóvenes enamorados, los tenderetes de flores... El polen ya ha desaparecido gracias a Dios y la fregona no hace horas extra. Esta semana ha entrado oficialmente la primavera. 

Aunque suene a lírica barata es tal cual. La naturaleza despierta en pocos días y el jardín es un lujo de tonalidades. A la flor de San Luis le queda muy poco... Sin embargo, esta temporada al hibiscus le está costando más. Dicen que es por el invierno, más gris que de costumbre. Cada año brotan especies nuevas que han logrado saltar la tapia.  El viento roba las semillas de la vegetación mediterránea y encuentran agradable la sinfonía de jazmines, limones y arbustos verdes. Se quedan, crecen hacia dentro y nos regalan palmeras y aromáticas que no hemos plantado. 

En la campana extractora de la cocina que  hay que arreglarla y sigue estropeada,  vuelven a montar una fiesta los pajaritos de la zona y en los cables de la electricidad se besan  las tórtolas. 

Los debates de difícil consenso regresan también a la república. Frioleros y acalorados no nos ponemos de acuerdo sobre cuál es la temperatura ideal. El que abre una ventana se la encuentra cerrada ... y vuelta a abrir... y a cerrar de nuevo. Dos equipos irreconciliables liderados por ambos progenitores. 

Y por fin. Aquí quería llegar. Si esta república se parece al Hostal Royal Manzanares y yo a Lina Morgan, a partir de ahora funciona el self service. Exámenes sin tregua y horarios que se solapan. Los que se levantan saludan a los que prefieren estudiar por la noche. Ya siento ser demasiado realista. Esta vegetación que puedo observar cuando despierta del letargo invernal es el presagio de las apreturas que acaban en junio. 

Arriba los corazones y que no se diga que aquí no le he dedicado un post mucho más amable que en Pensar de Oficio. Vamos a intentar llevarnos bien.

Y "Volver" ... porque vuelve siempre, con ganas y algún que otro tropiezo. 






10 comentarios:

Mariapi dijo...

No me gusta que se vaya el invierno. O lo que por aquí llamamos frío.
Muy verde y muy florido todo... Pero ya tengo que comprar otra vez matahormigas, y con eso de que aún es de día, cenaremos tarde...Yo es que soy muy del norte, y si nunca me ha gustado mucho la primavera, este año me ha llegado con un cansancio desacostumbrado.
Se agradece el esfuerzo que haces para acogerla, Sunsi. Pero menos mal que es pasajera...
Besos y buen fin de semana, parece que lluvioso.

sunsi dijo...

Se me quedó la espina clavada de haber machacado a la señorita primavera. Por eso le dedico esta entrada suave. Pero a mí tampoco me gusta, Mariapi. Aunque objetivamente tenga todos los ingredientes para ser una buena compañera de viaje. ¿Tienes tú también plaga de mosquitos tigre...? Esa es otra. Veremos este año. El pasado nadie quería estar en el jardín por miedo a ser acribillado.

Descansa, Mater. Ojalá esta Semana Santa puedas hacerlo. Besos, maña...

Zambullida dijo...

A mí sí me gusta, Sunsi. Entiendo que a otros les resulte "molesta" y hasta les dé quebraderos de cabeza.

Tu jardín mediterráneo suena muy bien, ¡hasta aspiro sus aromas!

Aquí las hormigas escalan las paredes en junio, pero el año pasado apenas hubo.

No sé allí, pero aquí llueve sin parar desde noviembre. Hay también días soleados, pero los menos y hasta anteayer hemos tenido fuertes heladas.

Me da pena por las cofradías: están todo el año preparándose para la Semana Santa para luego no poder sacar a hombros las tallas. Una pena.

Seguimos, no obstante, con la Cuaresma, con la extraña Cuaresma. Ganas tiene ya una de resucitar.

Besos y mucho ánimo. Vive el momento e ignora en la medida de lo posible la estación.

Ana, princesa del guisante dijo...

¡¡Progresas adecuadamente!! Incluso tú has sabido encontrarle cosas buenas, y sé cuánto te ha costado. Un beso grande (y no olvides que no hay mal que cien años dure, dentro de nada, verano)

Campanilla dijo...

Ay Sunsi¡ me has arrancado unas sonrisas. Todo lo que tan bien describes es lo mismo que yo veo. Por la ventana, las manchas rojas de amapolas que alegran la vista. Adentro, exámenes, entrevistas de trabajo y la rutina de otros años, de otros momenticos. Pero ¡que no falte! (yo tengo tres, uno menos que tu). Besitos alados preciosa.

susana dijo...

Hola. Qué gusto reencontrarte aquí. Un beso.

sunsi dijo...

Zambu querida. Perdona la tardanza. Sé de oídas el tiempo de tu tierra. Frío, frío. La necesidad de que las casas estén protegidas de sus rigores. Y entiendo el comentario. Ya has visto que no le he dado caña a la Primavera por la temperatura;-))) Me quedo con esta idea: cada día y su propio afán. Ya es lunes santo, Zambullida. Lo acompañamos...

sunsi dijo...

Pesoleta. Intento subirme al carro de aquello que dicen del pensamiento positivo, mientras se pueda. La fuerza de la mente puede cambiar la actitud, incluso la propia percepción de la realidad. Ya te diré si resulta. También me ayuda pasearme por vuestras ventanas coloridas y optimistas.

Besos, princesa. Y gracias...

sunsi dijo...

Hooola, campanilla. Este año las "apreturas" se notarán más porque habemus selectividad. Será cuestión de no perder los papeles e intentar ese cierto distanciamiento para que no se nos coma el día a día. Eso...¡que no falte! Señal de que están y estamos muy vivos... Un beso para ti y tu tropa.

sunsi dijo...

Ya ves, Susana. Cerré una puerta y he abierto una ventana. Yo también me he alegrado de reencontrarte. Firme y coherente. Un beso agradecido.