viernes, 15 de marzo de 2013

Primeras horas con el Papa Francisco


¿Cómo concentro en un post todo lo vivido estos días, desde el inicio del cónclave? Dicen que de la abundancia del corazón habla la boca... y ha sido mucho lo que el corazón ha visto, escuchado y recibido... 

Bienvenido, Santo Padre. Doy gracias a Dios por el Papa Francisco. Argentino, jesuita. Podría haber sido de otro rincón de la tierra , con una formación espiritual recibida de otra fuente. Pero me parece que el Señor quiere que palpemos que las apuestas  de los hombres son razonablemente disparatadas. Los "quinielistas", llamados oficialmente "vaticanistas", no dieron una. Quizá para que se vea con más claridad que el Reino de Dios no es de este mundo. 

Pude seguir en directo la Santa Misa Pro Eligendo Pontifice hasta el instante en el que el Colegio cardenalicio deja de tener contacto con el exterior;"extra omnes", "todo... todos fuera". Los periodistas de buena fe -a los que parece que no la tienen prefiero no escucharlos...-tienen que cubrir la noticia y están obligados por las cadenas de TV a informar continuamente. Repasan las biografías de los cardenales y sus "posibilidades". Muchos "papables"... Paloma Gómez Borrero es un pozo sin fondo de anécdotas; da gusto escucharla. Después de la segunda fumata negra, también predicciones sobre el momento en el podría haber fumata blanca... Y el padre Javier Alonso, con un sentido común aplastante, recuerda entre bromas y veras que en la Capilla Sixtina no hay micros, que vete a saber la sorpresa que tiene reservada el Espíritu Santo, que si pensamos en un Papa del Norte igual sopla hacia el Sur... si del Oeste, susurrará hacia el Este. 

Los medios de comunicación han tenido la oportunidad esta vez  de acercarse mucho más al proceso de la elección del Santo Padre. La Iglesia ha mostrado el recogimiento en oración de los sucesores de los apóstoles sobre los que recae la enorme responsabilidad de elegir Pastor. Mientras algunos especulan, la Plaza de San Pedro se va llenando de peregrinos que rezan el Rosario. En las iglesias de todo el mundo, miles y miles de almas oran con esperanza. Muchas familias no apagan la TV para sentirse más cerca de Roma. La catolicidad no es un concepto abstracto. 

Fumata Blanca. A las 19:07...  Siempre he pensado que la medida del tiempo no es nada objetiva en los momentos de espera.  El Habemus Papam tardó más de una hora.  Entendimos el apellido: Bergoglio. Se hacía patente la confusión de quienes manejaban nombres y carreras eclesiásticas. Y como quien no quiere caldo y toma dos tazas, el nuevo Santo Padre se quiere llamar Francisco, a secas porque es el primero. Ahora sabemos que en memoria de San Francisco de Asís. No sé qué se os pasaría por la cabeza y el corazón a los que pudisteis verlo en directo. Alto, con semblante que pareció de aturdimiento, una mirada que recorría toda la Plaza de San Pedro... El silencio inicial, una sonrisa. Después, la voz templada y el tono cercano. La prioridad de la oración, por el Papa emérito Benedicto XVI con un padrenuestro, un avemaría y un gloria..., por "nosotros, el uno por el otro". Y por él; otro silencio en el que vimos al Papa Francisco inclinado, sin los ornamentos que llevaban sus antecesores en este momento concreto, luciendo la cruz de plata que traía consigo desde Argentina. 

Los primeros minutos fueron momentos de indicios. No sabes más que lo que ves y lo poco que oyes. Cualquier aspecto puede adquirir una dimensión poco proporcionada y para emitir juicios es necesario esperar. Creo que el Papa ha sabido transmitir más que indicios. Destaco la austeridad, sencillez y -si se me permite- "normalidad" con la que se presentó al mundo y a los fieles católicos. Y la primacía de la oración, la oración lo primero. Queda claro que es la única arma para un cristiano. Abrir el corazón a Cristo, al Espíritu Santo, al Padre... y a la Madonna... 

Que Dios proteja al nuevo Papa.  "Comenzamos un camino: Obispo y pueblo" "... un camino de hermandad, de amor, de confianza entre nosotros". "Rezad por mí". Mensaje recibido, Santo Padre. 

18 comentarios:

Luisa dijo...

Yo también seguí en directo el día de su elección. Cuando salió fumata blanca me invadió una emoción que iba de la alegría a la gratitud.
Cuando dijeron su nombre...se hizo un silencio sepulcral entre los periodistas; se habían quedado descuadrados; este papable no estaba en sus barajas :)
Cuando le vi, tardó un segundo y medio en robarme el corazón.
Estoy muy contenta, y me gusta ir descubriendo cada día un poco más de su persona y de su proyecto.
En cualquier caso, gracias al Espíritu Santo, que como muy bien explicabas en el post del miércoles, lo que hace es orientar a los cardenales sin coartarles la libertad.
Estos días en la Iglesia son de fiesta.
Ahora, todos unidos, a rezar y a trabajar por el reino de Cristo.
Besos Sunsi.
Pd.-Ya ves, en esta ocasión has llegado tú antes que yo al post papal :)

sunsi dijo...

Luisa, querida fuguilla... No sé cómo va lo de los segundos en estos momentos. A mí me pasó lo mismo que a ti. Me ha hecho una ilusión tremenda leer lo que cuentas porque clavado, clavado a lo que cuentas. El mismo sentimiento, un montón de cosas que se agolpan en el corazón y acabas diciendo "Gracias, Dios" "Te has lucido, Espíritu Santo", "Ayúdale, Madre mía" ... Luego empiezas a conocer más y das más gracias...

Y ahora a ti Luisa. Gracias por entrar y dejar este pedazo de comentario. Pero qué maja eres, caramba. Un beso al Sur, ché...

Anónimo dijo...

Me ha encantado lo que le has escrito al Santo Padre, mamá. Simplemente puedo decirte... ¡La has clavado!

Un besazo enorme y ¡viva el Papa!

De tu hija Blanca

Mariapi dijo...

Dios tiene esos "puntazos" desconcertantes...tiene esas bromas tantas veces, cuando queremos tenerlo todo tan controlado, tan expertos tan tan tan sabios y listos que nos creemos...pues, ni vaticanistas ni nada...el regalo de un Papa que nada más llegar se ha ganado a todas las gentes de buena voluntad, creyentes o no.
Gracias por este post, Sunsi.
Un abrazo.

Efata dijo...

Es la 1ªvez que ,participo en tu blog, es enriquecedor,gracias por compartir tus experiencias

sunsi dijo...

Blanquita guapa... Gracias por pasarte por la ventana de tu madre. Tú formas parte de esta juventud del Papa, sea el que sea. Todavía recuerdo tu entusiasmo cuando regresaste de la JMJ. Con 17 años, has vivido el Pontificado de Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora Francisco.
¡Viva el Papa! Claro que sí.

Petons, bonica.

sunsi dijo...

Las caras de los periodistas al oír el nombre del nuevo Papa era un poema. Para inmortalizarlas... Ni una referencia. Casi mejor así. ¿Quién hubiera dicho que San Pedro, el apóstol que negó a Jesús tres veces, sería el primer Papa?

Bueno, Mariapi. Después de estos días intensos para todos los católicos, toca celebrarlo y dar gracias. Besos, querida Mater.

A ver si me paso por tu casa, que el post del abrigo tiene "tela":)

sunsi dijo...

Bienvenido, Efata. Gracias a ti por tu amabilidad. Ojalá sigas participando con tus opiniones que seguro son enriquecedoras.

Un saludo desde Tarraco.

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Sweet sunsi, querida, te cuento un poco, después de agradecerte tu magnífico post. Le pedí a mi hijo menor - 15 años - que estuviera pendiente de la tele a la hora que calculé podía ser la votación. Vivo en una casa con sólo tres vecinos, una "torre" antigua remodelada, pues cuando el chaval empezó a gritar por la emoción, muy fuerte ¡FUMATA BLANCA, FUMATA BLANCA! el edificio entero tembló por las carreras de todos dirigiéndonos frente al la pantalla, Fue maravilloso porque desde el primer momento y cada vez más, con todo lo que leo de él, el Papa me robó el corazón. Creo que vamos a vivir momentos de grandísima importancia e intensidad para la Iglesia.
Y ¿sabes? yo lo atribuyo, además de a la infalibilidad del Espíritu Santo, a que ¡por primera vez contábamos con la oración intensa de un Papa emérito de probada santidad! ¿no te parece?
Gracias de nuevo y muchísimos besos...ya verás que habrá más posts sobre el tema y te leeré encantada.
Asun

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Ahora leo los comentarios, ya sabes que yo lo hago todo al revés...y veo que Luisa y yo coincidimos en quedarnos cautivadas desde el primer momento.
Le mando un saludo afectuoso con tu permiso
A

Natichu dijo...

SUNSI QUERIDA, QUÉ BIEN ESCRIBES BRUJA. YO NO ME MOVÍ DE LA TELE EN LOS DOS DÍAS, PORQUE HA SIDO UN PRIVILEGIO ESTA RETRANSMISIÓN TAL ESTUPENDA, HASTA QUE "TODOS FUERA" Y NOSOTROS TAMBIÉN, PERO FIJA EN LA CHIMENEA. UNA GAVIOTA SE PASÓ UN BUEN RATO ENCIMA SIN MOVERSE. HA SIDO EXCEPCIONAL Y ME ENCANTA QUE SALIERA AL BALCÓN YA SIN LA ESTOLA PAPAL. HABLA EL ESPAÑOL UN POCO ARGENTINO, PERO ES UNA GOZADA OÍRLO. UN BESITO GUAPA

sunsi dijo...

Querida Asun. Cómo se parecen nuestras historias de esos instantes. En mi caso fui yo la que avisó a mi ciudadana, que estaba dando clases particulares en su habitación. ¡FUMATA BLANCAAA! ¡FUMATA BLANCAAA! Es algo que no se puede explicar. Me alegro de que pudieras estar pegada a la tele y de que lo vivieras con esa intensidad.

Por cierto. Te presento a Luisa, una fuguilla del Sur de España temperamental, cariñosa y auténtica.

Nos vemos en la red, tocaya. Un beso fuerte y gracias por pasarte.

sunsi dijo...

Estás aquí, Natichu... Gracias por el piropo; intento escribir lo mejor que sé y el tema valía el esfuerzo. Ya veo que nos ha cautivado la personalidad del Papa Francisco a la mayoría. Mejor así, que le toca tirar del carro y mucho.

Ya ves que no he desaparecido. Ahora no me puedo pasar apenas por facebok; el blog y los demás blogueros del barrio ocupan el tiempo que destino a escribir. Pásate más veces, anda...

Un beso, guapísima.

tomae dijo...

¡Qué Grande eres Sunseta!

sunsi dijo...

Eres tan generoso, Tomae... Es lo que seguro que a ti también se te ha pasado por la cabeza y el corazón... que lo tienes grande, muy grande.

Un abrazo, hedbano:-)

Modestino dijo...

Nos queda mucho bueno por ver, intuyo.

Modestino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sunsi dijo...

Yo también lo intuyo, Modestino.