sábado, 11 de mayo de 2013

El último brindis...


Probablemente ha existido siempre y yo caigo ahora. Me llaman la atención los excesos cuando me entero de los fiestorros que se organizan en casa de cada quién para celebrar según qué. Como son mis circunstancias más cercanas, se me ocurre: mayorías de edad en las que solo falta indicar el establecimiento donde los jovencitos  elijan sus obsequios; homenajes a los chavales que han terminado un curso limpio, una etapa... un final de ciclo que me recuerda a los que se brindan por los servicios prestados a los ciudadanos que se jubilan. 

Estas costumbres tan extendidas que, de momento, no se han adoptado en la República Independiente de mi Casa me hacen pensar que soy una estoica reciclada pero estoica al fin y al cabo. Y me horroriza... Poco a  poco los ciudadanos se van destapando y exteriorizan recuerdos ..."aquel año no soplé velas..." ,"no tuve fiesta a los quince...", "no me hicisteis reportaje fotográfico de Comunión..." Vaya por Dios. Visto así, se diría que fueron sujetos pacientes de graves omisiones y yo la agente "culpable". Me da por cuestionarme si cargan con algún trauma que desconozco. Ya se ve que los habitantes republicanos tendrán cosas... muchas... pero ningún pelo en la lengua. Así que doy fe de que son sinceros cuando afirman que "traumas no... pero un poco raritos sí somos ¿eh, mamá?" . Llegados a este punto y dado que al Jefe le trae al fresco casi todas estas nimiedades excepto quedarse sin paddle, siento la necesidad de defenderme de los olvidos que ni yo sé a qué responden. Los miro... A veces lo hago con intensidad si ellos no me observan. Me parece que, como en los boletines de Primaria, progresan armónica y adecuadamente... cada uno a su ritmo. 

En realidad, quería compartir hoy una celebración pequeña y he ramificado demasiado. Como lo hicimos con las primeras incursiones del primogénito en el mundo de la interpretación... aquel spot de Sanex que todo él representaba un porción minúscula de la epidermis... o el anuncio de San Miguel en el que reconocí ese cogote tan querido para una madre y cantaban aquello de "Ciudadanos de un lugar llamado mundo"... o su primer plano ¡por fin! que duró segundos en la última temporada de "El Barco"...  

Igual aunque muy distinto le toca al ciudadano segundo "sufridor".  No ha terminado todavía la carrera. Los viernes está unas horas en un despacho laboralista, a la vera de una profesional y profesora universitaria en la que confluyen esas cualidades que envidio; sabiduría, sensatez, rectitud, corazón... Ha destruido papeles, ordenado carpetas, destruido carpetas y ordenado papeles. Ayer, como si le hubiera tocado la lotería ... y es el único que sueña con ella... entró en casa con una carpeta de color. "¡M. me ha pasado un expediente!"  ¡Un brindis! ¡Va por ti! Gracias, M.

Para Segundo,en reconocimiento de su faceta oculta de imitador;-) Buenísimo.


29 comentarios:

susana dijo...

Eso se llama austeridad y es una virtud, no un defecto. Caer en el consumismo sólo consigue crear jóvenes que piensen que tienen todos los derechos y ninguna obligación. Enhorabuena. Un beso.

Zambullida dijo...

De raritos,nada; es lo normal, lo anormal es lo que cuentas. Enhorabuena al primogénito y larga vida a ese trabajo.

Ana, princesa del guisante dijo...

Ummm en el castillo celebramos incluso los 'cienes' de kilómetros de nuestro coche....a lo mejor un punto medio entre tú y yo....

Modestino dijo...

Me sumo al brindis por el primer expediente, antesala de muchos otros.

Luisa dijo...

Pues un brindis por el chavalote que ya hace pinitos. Algún día será un frondoso árbol que nos hará sombra :)

De lo otro, ni que decir. Vamos que no digo.¿O sí? La sencillez en la familia es un bien y seguro que vuestras celebraciones son las mejores, porque son las vuestras. Tanta fanfarria no sé yo...

Besotes desde el Sur

María dijo...

Hemos construido una sociedad de total consumismo, antes las comuniones, los cumpleaños,etc se celebraban en casa, pero ahora cualquier acontecimiento se celebra en el restaurante, y todo ello equivale a gastos extraordinarios, pero ahora con la crisis nos cuesta retroceder para atrás, aunque antes con tener menos éramos más felices, más sencillos, había menos preocupaciones, más valor humano que material, y eso es lo importante.

Un besazo.

sarracena infiel dijo...

Bien por ti, chaval.

Claro que no me extraña nada; sabía que era un acierto el "maridaje" entre uno y otra.

Del resto, ya tu sabe, hedbanna; el comentario, ayer, entre vinito y gintonic.

Hasta la próxima

sunsi dijo...

Por supuesto, Susana. Al adjetivo "raritos" hay que añadirle un guiño. O una carcajada. La benjamina dice "distintos" en relación al resto.

Gracias y un beso.

sunsi dijo...

Zambu... Si te contara te quedabas pegada a la silla. El pulso desde hace años es que los ciudadanos también se den cuenta de que una cosa es celebrar y otra el modo de hacerlo.

Gracias, Zambu...
El primogénito hoy rueda un spot para la TV alemana. Lo "más" sería poder algún día conseguir el papel de prota.
Bssssssss

Marta dijo...

Distintos, que bien, a vuestro estilo, diferentes, únicos, no aborregados, originales, personales con sello propio!
Felicidades al sufridor y ojalá crezcan los expedientes como setas,
besos

sunsi dijo...

Pesoleta... ¡qué mal me he explicado! En la República colgamos globos cada dos por tres... Abundan las celebraciones pequeñas, por acontecimientos que igual no tienen relevancia fuera de la intimidad familiar. Y para ello tampoco hace falta mucho más que patatas, aceitunas rellenas... y la bebida preferida de cada uno.

Un petó, Ana.

sunsi dijo...

Gracias, Modestino. Si no hubiera roto y ordenado durante muchas horas creo que no lo hubiese valorado.

sunsi dijo...

El chavalote de los ojos verdes, Luisa. Uno muy grande como el de la foto que no pierde de vista al ciudadano que le precede; con el otro se abre camino.

De momento, los cuatro viven con nosotros. Compartir los pequeños acontecimientos contribuye a la "piña" familiar. No sé por qué te lo digo si lo sabes de sobras, Luisilla.

Un beso a mi fuguilla del Sur.

sunsi dijo...

Marieta guapa. Un comentario que es como un resumen de la diferencia entre valor y coste. Las cosas, las celebraciones, incluso los regalos, no valen más por el hecho de que hayan costado más dinero. Con la crisis se nota mucho. Es triste observar que hay críos que sufren decepciones porque esperaban más a pesar del esfuerzo de los padres. Quizá se habían acostumbrado desde pequeños a un tren de vida que, en el fondo, ni los llena ni los hace más felices.

Gracias por tu comentario, María. Un beso.

sunsi dijo...

Sarri... De los frutos de este maridaje tú sabías ya mucho antes. Los quieres y conoces a ambos dos, con perdón si he sido demasiado explícita;-)

Ya yo sé... Y mucho más agradable es el toma y daca en compañía de usted y su costilla, degustando viandas y un vino exquisito... Si ahora mento el Gin que prepara el consorte... ¿cómo quedo? ¿eh? Gracias, Peps... Un placer vuestra compañía.

sunsi dijo...

Martona. ¿Esa será su mochila de pequeñas tradiciones que se llevarán cuando emigren? ;-) Cuando repiten tanto todo lo que define a la marca España a veces pienso en la República. La marca es lo que marca. Vete a saber qué quedará marcado en ellos. Espero que predomine lo bueno... Ahí estamos...

El "sufridor"... se debate entre su vocación de poli y el derecho laboral. Veremos, Martona. Eso es cosa suya, claro.

Besos, morena.

Mariapi dijo...

Cuánto me alegro, Sunsi. Los comienzos son monótonos, sobre todo porque tenemos tantas ilusiones y espectativas...ése primer expediente lo recordará siempre. Aún recuerdo los datos completos de mi primer "cliente", y era de oficio.
Besos mil. Gracias.

ana dijo...

Yo brindo hoy por los ciudadanos segundos siempre sufridores y alegres. Porque tienen el don de observarlo todo desde su silencio emocional tan ruidosillo en apariencia... Observan todo y no exigen nunca nada. Alegres siempre!!!

UN ENORME BRINDIS POR TODOS LOS SEGUNDOS!!!


P.D.: Sin un segundo, un primero no llega nunca a nada. Si no observen las comunidades; todas comenzaron porque un segundo se colocó a la sombra del primero. La vida misma. Dicho está.

Anónimo dijo...

Sunsi, seguro que predominará lo bueno en tus hijos, porque de tal palo tal astilla.
Cada uno educa a sus hijos de la manera que sabe o cree que es mejor para ellos. Un día me decía una madre que está poco con sus hijos, y que no es fácil educarlos en la distancia, y que muchas veces tiene que compensar esa pérdida con regalos para que se acuerden de ella, para que los hijos se den cuenta de que ella piensa en ellos, así que cuando los hijos sacan un aprobado pues ya tienen excusas para pedir esto o aquello a su madre...puede que a muchas familias les ocurra algo parecido. En cualquier caso yo tampoco estoy de acuerdo con los "excesos", ni las fiestecitas, ni los regalos por sacar un curso o un sobresaliente, o sencillamente por puro capricho, además tampoco pienso que sirva para nada, pues luego no hay límites, pierden el valor de las cosas, el sentido de lo que importa de verdad, del valor del esfuerzo personal que trae como recompensa orgullo y satisfacción, y no cosas materiales. Yo también espero que mis hijas no tengan "traumas" por ello, cuando consiguen algo lo celebramos íntimamente en familia, y con besos, muuuuchos besos... así que te mando un beso también para tu segundo "sufridor", (deu estar contentissim!!)
Una abraçada cusina
Eulàlia

sunsi dijo...

Mariapi, cumpleañera... ¿Qué tal el día? Espero que hayas tenido un hueco para celebrarlo... con padres, hijos y nietos. ¡Un brindis hoy por ti!

Aunque todavía terminando y de exámenes, supongo que lo recordará. Está ahora en una etapa "bonita"; empieza a recoger el fruto de un estudio constante y bien organizado.

Gracias a ti, querida Mater.

sunsi dijo...

Leonesaaaa... Cómo se te ve el plumero;-) No me digas que tú también eres la segundona "sufridora" de tu casa. No hace falta... que se nota mucho. Los describes -te describes- a la perfección. Parece que no están; pero cuando desaparecen piensas "¿y en quién me apoyaba?". Son como una bisagra que sujeta la puerta para que el de atrás no le dé en las narices al de delante o al revés. No me extraña que a veces chirríe. También ellos se cansan.

Me sumo a este brindis general POR TODOS LOS SEGUNDOS DEL MUNDO.

Un beso, hedbana.

sunsi dijo...

Querida Eulàlia... Menudo comentario, prima del alma. Es que no añado ni resto ni una coma de lo que has escrito.

Desde luego, no hay mayor recompensa que el propio fruto del trabajo bien hecho. Pero también es cierto que para que los hijos lo vean así es importante alegrarnos con ellos y por ellos. Yo esto lo viví en mi casa. Recuerdo cómo nos alentaban en cada pequeño reto del curso. Nunca hubo regalo material al final...Ni se nos ocurría echarlo de menos. Sin embargo eran muy generosos en otras circunstancias, por otros motivos.

Te cuento una cosa que me ha venido a la memoria. El tiet Joan;-) preparaba una cena especial los viernes, cuando regresábamos José Mª y yo de Barcelona. Esperábamos con ilusión llegar a casa; se nos hacían las tantas contando y charlando. Detalles de este estilo, que unían a la familia, es lo que ahora valoro más.

Un petonet, Eulàlia.

Anónimo dijo...

Soy Mireia pero no se publica mi nombre, no sé por qué oscuro motivo
Anda ya, raritos. Ese ojo lo conozco y si ella es rarita yo soy Catalina de Rusia
Abrazos al artista y al del expediente,que M es muy inteligente y sabe cuál es el momento de enfrentarse a ello (ello es eso, el expediente)
Ale, allons enfants de la patrie. Yo a final de mes a Côte d'Ivoire, que para eso soy la gran hedmana. Arrechuchos a Sarracena y su prole

sunsi dijo...

Gran Hedbana Melena al vientooo... ¿Ves?Tu comentario me hace más ilusión que un fiestorro que ahora no se me ocurre de qué tipo. Catalina de Rusia desde luego no eres. Tú eres Mireia, la Mireia de África... Lo que a mí me gustaría que te llevases a la Benjamina corre-caminos. Como tú dices, sería "media vida" para ella.

Demos gracias a Dios por la aparición de M. en la vida del "sufridor" y que aceptara tenerlo a su vera. Cada viernes llega con un piropo nuevo. "¡Cuánto sabe M...!" "¡Qué generosa es M!".
También porque de cuando en cuando caen rodajes, spots ... que alivian una sensación nueva del Primogénito; que se está haciendo mayor, dice...

En fin, Mireita. Gracias por estar aquí un rato. Yo la arrechucho de tu parte, aunque lo de los abrazos no le van demasiado.

Un abrazo fuerte para ti.

paterfamilias dijo...

Pues yo celebro que no celebréis cualquier cosa (¿te imaginas todo el día celebrando algo?. Se perdería la gracia de las celebraciones) y, sobre todo, ese primer expediente.

¡Enhorabuena!

tomae en modo pause... dijo...

...vaya que si brindaremos sí!!!

Cuando el último caracol acabe en la barriga de mi hermano ...

¿cuándo?

El Próximo 1 de Junio, Sábado
Dónde: En LLeida
Cómo: A escote...

Driver paga los chupitos...

Shhhh Sunsi, que no se entere Sarracena ...

sunsi dijo...

Pater... ¡Cómo celebro que celebres que no celebre fiestorros o... cualquier cosa!;-)

Muchas gracias y saludos a tu tropa.

sunsi dijo...

Tomae pausado:

Te estás moviendo demasiado, que te he visto en otras casas:)
Guarda las fuerzas para los caracoles... ¿a la llauna?

Oído cocina, broder. ¡Brindaremos!



Zambullida dijo...

¡Qué bien lo del spot, Sunsi!