lunes, 13 de enero de 2014

Solo vale sumar.


Esto es el mundo al revés. Meses antes son basura; después, los reyezuelos de la casa que consiguen con un llanto que el mundo se postre a sus pies. 

Asfixiarlos con agua y sal en el seno materno es irrelevante. Querría pensar que es fruto de la ignorancia, de no saber qué es exactamente lo que se sustrae del vientre una vez el bebé ha muerto. En este caso lo correcto sería emplear la oración pasiva. El bebé no muere voluntariamente... Es "muerto", que en español no contempla otra fórmula de expresión que no sea "es asesinado".

"Vamos a contar mentiras"; me sobra el "tralará", que el tema es demasiado serio como para andar con tonterías de literatura barata. "En el mar corre la liebre, por el monte las sardinas" y los bebés son el objeto de todos nuestros desvelos cuando nacen, cuando se desprenden del claustro materno.  Antes... antes... es solo un tiempo previo  a todo por lo que mataríamos después. 

Alguna pieza no está en su sitio o no encaja... o falta o sobra. Y nos devuelve una imagen surrealista, incoherente. La lucha por la vida es un frente en el que lo propio sería sumar. Por tantos y tantos niños que mueren a causa de falta de alimentos, medicinas, condiciones higiénicas + por tantos ancianos abandonados a su suerte + por familias enteras que enferman a causa del hambre y la falta de techo + por  las víctimas del terrorismo, de los genocidios + por la abolición universal de la pena de muerte... Más. Sumar. Cualquier atentado a la dignidad del ser humano, a la vida sin fisuras donde se pueda colar un resquicio de duda... es suma. También la de los no nacidos. También.






28 comentarios:

susana dijo...

Es una gran contradicción. Antes de nacer no es nada, aunque se le pueda ver perfectamente mediante ecografías. Un beso.

paterfamilias dijo...

Muy bien explicado, aunque, como siempre, habrá quien no quiera entenderlo.

Chapeau!!

Mariapi dijo...

Ahí está el núcleo de la cuestión: la disgidad de cada una de las vidas, en todos los momentos y circunstancias de su existencia. Abrir una brecha en esta verdad...la historia está llena de ejemplos: esclavitud, nazismo, matanzas étnicas, tráfico de órganos...un día abriremos los ojos y nos daremos cuenta de lo inhumano del aborto.
Gracias por la reflexión, Sunsi-Pensadora.

Alberto Tarifa Valentín-Gamazo dijo...

Hay mucho que arreglar, hay pobreza, discriminación, injusticia, odio, ignorancia, violencia, egoísmo, corrupción; pero es que en la cuestión del aborto, además de todo lo anterior, que se da, estamos hablando de vidas humanas ¡VIDAS!

Mª Asunción Balonga Figuerola dijo...

Sweet sunsi ¡¡¡¡Bravísimo!!!
Solo añadir que durante muchos años y como humilde colaboradora de personas maravillosas, trabajé en labores de voluntariado con madres solas que habían estado a punto de abortar, hablando claro, pero la Providencia las salvó del infierno del que nadie habla, que se silencia rastreramente: la amargura y la culpa que arrastran mujeres que se dejan engañar por los canallas ignorantes de la cultura de la muerte.
En cambio, JAMÁS, JAMÁS, conocí a NINGUNA de las muchas que traté, que se arrepintiera de haber traído a su hijo al mundo.
Si el Comentario te parece demasiado beligerante, bórralo, guapa, pero en este tema soy incapaz de moderar mi sentir y su expresión.
Mil gracias, enhorabuena por esa delicadeza con la que escribes las verdades, made in sunseta y sigamos en la labor de divulgar, que el no nacido tiene vida propia y derechos, el fundamental: crecer y nacer.
Un beso enorme por tu coraje
Asun

Ana, princesa del guisante dijo...

Conocí por internet a una necia que después de luchar como una loba por conseguir quedarse embarazada, logró tener dos hijos, y abortó a un tercero porque con dos tuvo suficiente. Estamos locos, Sunsi, de remate.

sunsi dijo...

Hace poco leí en un cartel una frase de Eduardo Verasategui que decía: "Si las mujeres tuvieran el vientre de cristal, no abortarían" Creo que, como dices, bastan las ecografías. Un beso para ti, Susana.

sunsi dijo...

Gracias, Pater. Solo intento plasmar con palabras lo que en mi cabeza está tan claro que es evidente. Pero ahí está esta realidad sangrante y dolorosa. Y conciencia obliga.

Un saludo desde Tarraco.

sunsi dijo...

Mariapi. Qué alegría leerte... Varias veces hemos comentado el hecho de intentar abrir una espita en cualquier estadio de la existencia y en cualquier situación. A mí me da igual de qué color sea la bandera de los que matan. Cada vida tiene un valor infinito.

Gracias por comentar, Mater. Te echaba de menos:) Un beso.

sunsi dijo...

Y mientras hay vida hay esperanza, puntos de apoyo para luchar por una sociedad más justa. Pero para ello se precisa de lo más básico: la propia vida. Completamente de acuerdo. Muchas gracias por el comentario, Alberto.

sunsi dijo...

Lo sé, Asun. Andabas tú metida en mil asuntos:)

En Tarragona hay un Hogar de la Madre donde cada vez hay más personas que echarían cien manos si las tuvieran. Y también sé que tu testimonio es cierto.

¿Beligerante, Asun? Beligerante es el silencio cuando la conciencia te dicta que hables, no teclear para no cargar con el mochuelo de frikie monotemática.

En este caso no es suavidad, Asun; es una pena sorda, inmensa por ver deshojar la margarita de casuísticas que quizá se contemplen como "razones" para que el feto no siga viviendo.

Un beso, Asun. Muchas gracias, tocaya.

sunsi dijo...

¿Dos deseados y un tercero que no apetecía? Me callo, Ana. Diría una barbaridad:(

oles dijo...

Me cuesta hacer un comentario de este tema. Pues no es cuention de leyes, es un tema de conciencia, de humanidad, de generosidad y de respeto. No me gusta que sea una cuestión legal tener un hijo. Los hombres y mujeres de este país, y de otros muchos, deberíamos plantearnos que hay algo que estamos haciendo mal para tener que legislar un acto que no está intrinseco en nuestro ser.
Un beso del sur, Sunsi.
(puede que mis palabras no expliquen muy bien mi criterio)

Rojo Merlin dijo...

En otras entradas similares de otros blogs que sigo, he leido en algún sitio:
-Los que apoyan el aborto, han nacido.

A estas alturas, yo creo que no hace falta darle demasiadas vueltas, todos los argumentos que me pongan delante para defender lo indefendible, para mi, no son nada.
La vida es la vida, y está por encima de todo lo demás, y no creo que tenga nada que ver ni con la política ni con la religión, que después de todo, sólo son actividades inventadas por nosotros mismos, los humanos.
La vida está por encima de todo.
Y nunca me van a convencer de lo contrario.
Creo que se me entiende... verdad?
Un beso muy grande.

sunsi dijo...

Es que es un tema muy delicado, querida oles. Creo que hay que distinguir entre legal y legítimo. Se legisla sobre el derecho que tiene una madre para poder disponer de la vida que ha anidado en su vientre. Será legal...¿y legítimo? Pienso que el problema radica en cómo se aleja la ley de los hombres de la ley natural (no matarás, no te apropiarás de lo que no es tuyo...) que llevamos impresa en nuestra conciencia.

Gracias por haber comentado. Y me parece que sí te he entendido.
Un beso desde Tarraco...

sunsi dijo...

Volvemos a lo mismo, Rojo. Para ser "algo" primero hay que ser, existir.
Se te entiende como un libro abierto. Otro beso para ti.

sarracena infiel dijo...


Como ya sabes, hedbanna, insisto en que si de lo que se trata es de proteger la vida y defender la procreación, tan aborto es el propio aborto como cualquier otro medio de contracepción.

Dicho lo cual , sigo manteniendo que es la madre la que debe decidir.

Y los gobiernos los que deben regular el derecho a decidir de la madre.

Y está el libre albedrío de cada cuál para optar por acogerse a ese derecho o no.

En cuanto a los que juzgan a las mujeres 8que no es tu caso) al Evangelio me remito:

"(...) Jesús se inclinó y con el dedo comenzó a escribir en el suelo. Y como ellos lo acosaban a preguntas, Jesús se incorporó y les dijo:

—Aquel que esté libre de pecado, que tire la primera piedra (...)"

Con Dios, hedbanna.

Marina dijo...

Hola mi niña. recojo tu invitación y me vengo corriendo a tu blog.

Entonces suspiro y me decido a comentar contigo. Verás, yo podría firmar lo que dice Sarracena infiel, porque es así tal y como ella lo expresa, pero hablaré con palabras personales, ya que te tengo en una enorme estima.

A mí me gusta la vida. Yo lucho por la vida, antes, durante y después. Pero YO personalmente y solo yo mi me conmigo misma.
¿Quien soy yo para entrar en las decisiones personales personalísimas de los/las demás?

Yo nunca he tenido dentro de mi cuerpo un niño con malformaciones graves. Nunca he sido violada y de resultas me he quedado embarazada. Nunca me han dado palizas. Nunca he estado en la miseria más absoluta. Nunca me ha dejado embarazada mi padre o mi hermano...por poner algunos ejemplos.
¿Quién soy yo para juzgar estos y otros miles de casos que ni siquiera alcanzo a imaginarme??

Yo no estoy libre de culpa, por lo tanto ni siquiera me atreveré a opinar, como dice la canción.

Ojo, corazón, que no es tu caso.

Y dicho esto, yo no estoy a favor de un aborto a la carta, pero estoy a favor de la libertad de cada persona. Nadie puede obligarme a ser madre y menos que nadie unos curatas que nada saben de la vida, que todo les viene dado por bobilis bobilis, que no tienen crisis, que no tiene escasez de nada ni precariedad...

... uy uy uy...ahora será mejor que me frene jajajajaj que me conozco.

No te enfades, es lo que hay y lo que pienso. Ah y que conste que yo tuve a mi segunda hija con cierto peligro y habiéndome dado el médico la posibilidad de interrumpir el embarazo. PERO FUE MI DECISIÓN Y SOLO MÍA (bueno y de mi chico)

Besos Sunsi querida.

tomae dijo...

con permiso!

Supongo que los que eyaculan tendrán algo que decir ...digo yo.

...y digo yo que iba ha decir polinizan pero eso es de la fotosíntesis y de los abejorros, y yo más bien soy mamífero.

Dicho lo cual, y como bien cuenta mi amiga Aurelia, resulta que si la chica seguir porque es la que ha de parir y el chico se desentiende ..ja! parece que la ley le exige paternidad.

Pero si es el que quiere seguir y ella no...vamos, que ni el derecho de un moscardón, digo yo.

Besos Sunseta ;)

Lola Montalvo dijo...

Hola, buenos días: Siguiendo a Tomae... he llegado aquí. He leído la entrada. He leído los comentarios. Todos.
Y todos tenéis razón, claro que sí. Porque este no es un tema en el que NADIE controle la verdad y sea valedor de una idea preclara y visionaria que pueda iluminar la vida de los demás... Todos afirmáis lo que vuestra conciencia os dicta, lo que vuestra razón os ilumina.
Nadie tiene y todos tienen razón.
Sí, pensar en abortar es algo horripilante... pero pocos os ponéis en el lugar de otras personas. Todos miráis el hecho desde vuestro prisma y vuestro corazón; vuestro interior. Pero no todas las personas son como vosotros y vosotras, no todos tienen la comodidad de un futuro que les permita tomar una decisión, no todos están amparados en una serenidad que le facilite decir, sí: Lo tengo. No podemos decidir por los demás. Hay situaciones extremas, conflictivas, límite... o no, que condicionan la decisión de tener un hijo.
Yo afirmo que no abortaría ni me lo plantee cuando quedé embarazada ya con 35 años. Ni me hice las pruebas porque asumí que viniera como viniera lo tendría... Pero yo no soy «los/las demás» yo no soy otras mujeres. Por ello entiendo que haya una ley que permita recurrir a esa decisión si una mujer se ve necesitada de ello POR EL MOTIVO QUE SEA. Una ley que no haga delincuente a la mujer ni al profesional que actúe en la intervención. Creo que dejamos que predomine nuestro corazón, no nuestra razón... Leo ciertos comentarios paternalistas (epíteto que no pretendo sea peyorativo, solo calificativo) Cuando una mujer toma esa decisión, no es por gusto. Y ninguna mujer tras abortar es la misma que antes de hacerlo; deja huella, siempre. Pero la libertad de tomar esa decisión debe estar ahí.
Y termino: una ley del aborto como la que se aprobó en 2010 no obliga a abortar a nadie..., permite que cuando una mujer llegue a ese muro de la decisión, la tome.
Yo sí he conocido, fundamentalmente por mi profesión, mujeres que han tenido ese hijo y se han arrepentido de no haber abortado... por que la vida es complicada y, muchas veces, horripilante. No todas las mujeres (ni los hombres) están hechos, preparados, conformados, diseñados... para tener hijos.
Acabé... y que conste que no pretendo convencer a nadie ni tener razón en nada. Solo he dado mi parecer.
Besos miles.
P.S. Magnífico blog. Enhorabuena!

sunsi dijo...

¿Cuántas veces hemos hablado del tema, querida sarracena impenitente? Y ninguna de las dos nos apeamos de nuestras posturas.

Que el feto no es un apéndice de la madre está claro. ¿Qué hacemos pues?... ¿Qué es exactamente lo que decide la madre? Desprenderse del "nasciturus" que no puede vivir todavía fuera del claustro materno

Otro tema es el juicio a las personas. Sabes bien cómo lo aborrezco. Esto dijo el papa ayer...

"Jesús – reafirmó el Pontífice – “acerca a la gente a Dios y para hacerlo se acerca Él: está cerca de los pecadores”. Jesús perdona a la adúltera, “habla de teología con la Samaritana, que no era un angelito”. Jesús “busca el corazón de las personas, Jesús se acerca al corazón de las personas. A Jesús sólo le interesa la persona, y Dios”. Jesús “quiere que la gente se acerque, que lo busque y se siente conmovido cuando la ve como ovejas sin pastor”.

En fin, Sarri. Un gusto compartir café y cigarrillo hoy contigo.

Con Dios, hedbana.

sunsi dijo...

Marinilla, corazón. Casi empiezo por el final. No me enfado, por supuesto, y lo sabes. Tampoco es que me vaya arrancar por bulerías porque estamos tratando un tema que no tiene nada de trivial.

El post lo motivó algo que publicaste tú en facebook:) Si no recuerdo mal, denunciabas la hipocresía de los cristianos que se desentienden de lo niños que mueren por hambruna y, en cambio, defienden el aborto. Ahí. Porque realmente es una visión sesgada, miope (añádele lo que quieras) de la defensa de la vida; la vida en todos sus estadios, circunstancias, situaciones sociales...

Me parece que estamos metidos en una espiral del "descarte", Marina. Unos descartan a los que no producen por viejos; otros a los enfermos mentales o terminales; los de más allá a los niños que que malviven y mueren en países en guerra. O se mira hacia otro lado... Y los bebés que se están desarrollando en el vientre de la madre son "invisibles". Es más fácil "desprenderse" de ellos, a trocitos.

Ahora soy yo la que te pido que no te enfades... pero es que cada bebé es único, sea quien sea su madre.

No sé en qué va a quedar la manoseada Ley del aborto. Lo que sí sé es que no debería tener color político ni tratarse como un derecho cuando hay otro derecho en conflicto.

Gracias por el esfuerzo de entrar y comentar con el respeto que te caracteriza; ya he visto que te has quedado exhausta cuando he leído tu comentario en casa de nuestro querido Tomae...

Un beso fuerte desde Tarraco hasta Béjar:)))

sunsi dijo...

Vaya, Tomae. Menudo post te has marcado. Lo he leído pero no me ha dado tiempo de comentar todavía. Está muy bien que reivindiques la paternidad. la verdad es que no es algo demasiado común. Olé tú, broder:)

sunsi dijo...

Hola Lola. Gracias por pasarte por mi blog. Te he leído en otros blogs vecinos y me ha alegrado especialmente que comentaras aquí.

Difieres de lo que he expuesto en el post y te agradezco que lo hayas hecho con delicadeza y respeto. En serio que es una maravilla poder comentar con gente como Sarracena, Marina y tú.

No sé si me voy a repetir como el ajo, pero me gustaría saber si todas las mujeres que toman esta decisión tan difícil son informadas primero. Quizá tú lo sepas mejor que yo por tu profesión.

Ya sé que nadie es nadie para prohibir nada, pero sí creo que es necesario que se sepa qué se está gestando y qué implica abortar. Cuando un niño nace, el primer gesto de la comadrona es colocarlo en el pecho de la madre. Sin embargo creo que no podría soportar el dolor si viera lo que se le ha succionado y "sacado" de su vientre.

Es difícil poder escribir todo lo que llevo en la cabeza y en el corazón. Daría para mucho, Lola.

Te reitero mi agradecimiento y te mando un beso mediterráneo.

Lola Montalvo dijo...

Hola, Sunsi: respondo a lo que me preguntas... Sí, hoy día, a todas las mujeres se les informa con pelos y señales lo que supone esa intervención. De hecho la mujer tiene toda la libertad para preguntar, pedir otras consultas y para replantearse esa decisión, porque hay ciertos plazos y ciertos preparativos que permiten a la mujer echarse para atrás en todo momento, hasta el momento de la intervención.
Ninguna mujer reacciona a la ligera, ninguna. Todas se cargan una mochila amarga que estoy segura no se desprenden de ella jamás. Por eso afirmo que las mujeres que deciden abortar no son alocadas ni superficiales (aunque alguna pueda serlo, claro que sí...). NO se entiende el aborto como un medio anticonceptivo más; es una intervención que todas se suelen tomar muy en serio. Y saben qué hacen y a lo que van. Fíjate en qué situación se deben ver para recurrir a ello...
No digo lo mismo de la pastilla del día después. En las muchas urgencias que he hecho en pueblos, he visto a muchas jóvenes ir a pedirla a horas nocturnas, sobre todo, debido a que el novio/pareja o «eyaculador» (siguiendo a nuestro genial Tomae) se había negado ponerse preservativo, la chica había cedido convencida de que siempre le queda la opción de la píldora del día después y ¡santas pascuas...! He visto, incluso, ir a urgencias a solicitarla al chico por su cuenta; ni que decir tiene que no se le dio. Es más, en algún caso se le abroncó por la desfachatez...
Pero sí, la píldora del día después fue, en inicio y según yo vi, un medio que muchos chicos veían como el medio más adecuado para «hacerlo a pelo» y no tener que ponerse condón. Una vez más el machismo impera en un mundo que muchos se vanaglorian de haber desterrado definitivamente.
Ojo, hablo en mi experiencia profesional directa. No doy datos estadísticos ni documentales.

Y ya no me enrollo más.
Muchas gracias por tus palabras y tu amabilidad. Nos veremos más a menudo, me gusta tu espacio.
Besos miles :D

sunsi dijo...

Querida Lola. Disculpa el retraso y muchas gracias por tu respuesta. Después de lo que cuentas, se me encoge el alma y me asaltan muchas preguntas que quedarán en el aire. No quiero marearte más. Un abrazo muy fuerte:
Sunsi

Luisa dijo...

No debemos cansarnos nunca aunque reconozco que yo,particularmente, me canso.
Defender lo evidente y discutir lo obvio me resulta agotador, así que gracias por esta entrada que me reaviva.
Besos mil

sunsi dijo...

Luisa... te entiendo no sabes cuánto. Por ello te agradezco en el alma que hayas entrado. Un beso, fuguilla...